Skip to main content

Podemos asegurar como clínica especializada en implantes dentales en Palma de Mallorca que los problemas asociados con los implantes dentales suelen ser menores y fáciles de resolver. Aunque es poco común que ocurra, en alguna ocasión nos hemos encontrado como dentistas en Palma pacientes que han sufrido este problema ¿Cuáles son los pasos a seguir si sucede?

Según las estadísticas actuales, la tasa de rechazo de los implantes dentales oscila entre el 3% y el 5%. Si se produce el rechazo, normalmente ocurre en los primeros 3 meses y puede manifestarse como un implante que se mueve o se cae. Por lo tanto, es esencial que las personas que se someten a este tipo de tratamiento mantengan una estrecha comunicación con su especialista y se sometan a revisiones regulares para detectar y abordar cualquier problema temprano.

Es importante tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, la caída o movimiento del implante dental no está relacionada con el material utilizado en su fabricación. De hecho, el titanio utilizado es completamente biocompatible y generalmente es bien tolerado por el cuerpo humano. Por lo tanto, el rechazo de un implante dental no suele ser causado por una incompatibilidad del material, sino más bien por otros factores que deben ser evaluados y abordados por un especialista en odontología.

POSIBLES MOTIVOS DE CAÍDA DE UN IMPLANTE DENTAL

Si bien son diversas las razones que pueden explicar la caída o el movimiento de un implante dental, las causas más comunes de este problema son las siguientes:

POCO HUESO

La falta de suficiente cantidad o calidad de hueso es una de las principales causas de la caída o movimiento de un implante dental. Cuando el implante no tiene una base sólida para fijarse, puede producirse un pequeño movimiento en el mismo. Durante la implantación, se realiza una perforación en el hueso para atornillar el implante, y la rosca del tornillo es lo único que sostiene el elemento dental. Después de la cirugía, es esencial mantener total inmovilidad durante un período de 2-3 meses para permitir la oseointegración completa del diente de reemplazo. Si el tejido óseo es demasiado frágil, suave o escaso, el implante no puede quedar completamente inmóvil y el proceso de osteointegración puede fracasar, lo que puede provocar el rechazo del implante.

INFECCIONES

Es posible que la caída del implante se deban a una infección previa en el hueso de la mandíbula, que pudo haber sido causada por el diente perdido que requiere el implante. Es posible que haya tenido un absceso dental que no se resolvió por completo después de la extracción del diente, lo que puede dar lugar a una infección residual. Cuando se coloca el implante, las bacterias pueden interferir en el proceso de curación y provocar el rechazo del implante. Por lo tanto, es recomendable tratar cualquier problema de salud bucal antes de someterse a un tratamiento de implantes dentales para minimizar el riesgo de infección y aumentar las posibilidades de éxito del tratamiento.

RIEGO SANGUÍNEO

La falta de suministro de sangre puede tener varias causas. En algunos casos, si el hueso de la mandíbula es muy denso, los vasos sanguíneos pueden ser pequeños, lo que resulta en una irrigación de sangre insuficiente. Esto puede provocar una curación lenta o incluso fallida, lo que puede llevar a la caída o el rechazo del implante dental.

En resumen, aunque la caída de un implante dental es poco común, es importante saber cómo manejar la situación si se produce. La comunicación y revisiones regulares con un especialista de implantes dentales en Palma de Mallorca son esenciales para detectar y abordar cualquier problema temprano. La falta de suficiente cantidad o calidad de hueso, las infecciones previas y la falta de suministro de sangre son las causas más comunes de la caída de un implante dental. Es recomendable tratar cualquier problema de salud bucal antes de someterse a un tratamiento de implantes dentales para minimizar el riesgo de infección y aumentar las posibilidades de éxito del tratamiento.