Skip to main content

Las fases de un implante dental pueden variar dependiendo de diversas circunstancias. Como dentista en Palma de Mallorca especializado en implantes os quiero presentar un enfoque diferente, simple y común, para que nuestros pacientes y cualquiera que nos lea comprenda claramente las etapas de un implante dental.

 

¿Cuáles son las fases de un implante dental?

 

Lo primero que es importante destacar es que los implantes dentales son un tratamiento muy seguro, con un alto índice de éxito y, en general, no causan dolor. También es relevante mencionar que no todos los implantes dentales que se colocan en las clínicas son iguales. Y en nuestra clínica la satisfacción es muy alta.

 

¿Es necesaria la extracción del diente?

 

En esta etapa, se procede a extraer el diente afectado. Se emplea una técnica de extracción atraumática para preservar la integridad del hueso circundante. A menudo, se utiliza la regeneración ósea con factores de crecimiento, y en ocasiones, puede ser necesario el uso de una membrana y/o injerto de hueso. Durante un período de 1-2 meses, el coágulo en el alveolo donde se encontraba el diente se regenera en tejido óseo.

 

Radiografía tridimensional de la cavidad oral y colocación del implante dental

 

Después de 1-2 meses, se realiza una radiografía tridimensional para verificar que el hueso se ha regenerado adecuadamente y que está listo para recibir el implante dental. En esta fase, se procede a colocar el implante dental utilizando la técnica de implantes dentales sin cirugía. Por lo general, no se realizan incisiones ni se requieren puntos de sutura. Cada implante se coloca en menos de 10 minutos. Con esta técnica, no se experimenta dolor ni inflamación, ni durante ni después del procedimiento. En casos especiales, se pueden emplear técnicas complementarias como la cirugía guiada, elevación de seno, implantes corticales, implantes cortos, entre otros.

 

Creación de la corona sobre el implante dental

 

Se espera un período de entre 2 y 5 meses para permitir que las células del organismo crezcan alrededor de la superficie de titanio del implante. Una vez transcurrido este tiempo, se toman medidas (generalmente con un escáner intraoral) y se procede a fabricar la prótesis dental.

 

Implantes dentales: un tratamiento sin riesgos y libre de molestias

 

Si estás buscando dentista en Palma de Mallorca que sea especialista en implantes, con experiencia en estos tratamientos, que sepas que debería ser un camino sin riesgos ni demasiadas molestias. De hecho, nuestra aproximación a la colocación de implantes dentales se basa en una filosofía y método de trabajo que garantiza la seguridad y comodidad de nuestros pacientes. Y aquí os explicamos los pilares de nuestro enfoque:

 

  • Experiencia de nuestro equipo. Dirigidos por un dentista en Palma de Mallorca especializado en implantes (con más de 25 años de experiencia en esta área).

 

  • Calidad de los implantes dentales: Utilizamos implantes de la más alta calidad disponibles en el mercado. Además, contamos con una variedad de tipos de implantes para abordar diversas situaciones, como casos con poco hueso o problemas de encías. Para obtener más información, visite: enlace a información sobre implantes dentales.

 

  • Protocolos para una colocación rápida y sin molestias: La colocación de implantes en nuestra clínica suele durar menos de 10 minutos y rara vez requiere suturas. La mayoría de nuestros implantes se colocan sin necesidad de cirugía, lo que garantiza un proceso prácticamente indoloro y con inflamación mínima. Para obtener más detalles sobre los implantes sin cirugía, visite este enlace: enlace a información sobre implantes dentales sin cirugía.

 

  • Incorporación de tecnología avanzada: En nuestro enfoque, empleamos las herramientas tecnológicas más innovadoras disponibles en la actualidad, como la radiología tridimensional, el escáner intraoral y la regeneración ósea con factores de crecimiento.

 

Ahora os describiremos con más detalle, por si os interesa, las fases convencionales de la colocación de implantes dentales. Si bien hay situaciones especiales en las que se colocan implantes al mismo tiempo que se extrae un diente, o en las que se coloca la corona (diente) simultáneamente con el implante, preferimos seguir el protocolo convencional por su seguridad y la baja probabilidad de complicaciones que encontraremos.

 

 

Protocolo convencional para la colocación de un implante dental

 

En nuestra filosofía de trabajo, como decimos, optamos por el protocolo convencional debido a su seguridad y baja tasa de complicaciones. Para comprender por qué preferimos este enfoque más conservador, así como los períodos de espera, es importante conocer cómo se integran los implantes dentales en el organismo:

 

  • Los implantes están fabricados con titanio, un material especial que el cuerpo reconoce como propio en lugar de rechazarlo. Las células óseas que rodean la superficie de titanio se adhieren a ella, contribuyendo a la integración exitosa del implante. Otros materiales podrían ser rechazados o aislados en una cápsula por el organismo.

 

  • Para que las células óseas crezcan alrededor del implante se requiere que éste permanezca inmóvil. Si el implante se mueve, antes de que las células óseas tengan la oportunidad de crecer, se pueden desarrollar células “fibrosas” que rechazarían el implante dental.

 

En consecuencia, la colocación del implante dental de manera firme y sin movimientos previos garantiza su incorporación exitosa en el organismo, lo que conlleva un resultado exitoso y sin riesgos. Si el implante dental se moviera, antes de que las células óseas crecieran, se produciría un rechazo del implante.

 

Nos aseguramos de que tu implante dental es seguro y duradero en el tiempo

 

También es evidente que, al colocar un implante en el mismo momento de la extracción de un diente, el “hueco” dejado por el diente debe ser de tamaño adecuado para el implante. Si el “hueco” es excesivamente grande, el implante que se coloque no podrá mantenerse de forma segura, lo que podría llevar a su expulsión.

 

De manera similar, si se coloca un implante y se le coloca una corona provisional inmediatamente (a menudo anunciada como “dientes en 24 horas”), el implante debe estar lo suficientemente “estable” en el hueso. Esto se debe a que la fuerza de masticación podría generar micro movimientos en el implante, lo que impediría que el hueso creciera alrededor del titanio del implante dental, lo que resultaría en un rechazo.

 

Resumen de las fases de un implante dental

 

Las fases de un implante dental, siguiendo el protocolo clásico, son las siguientes:

 

  • Estudio y diagnóstico de la situación.

 

  • Extracción del diente.

 

  • Realización de una radiografía tridimensional.

 

  • Colocación del implante dental.

 

  • Realización de la prótesis (diente/puente).

 

Estudio y planificación del tratamiento de implante dental

 

En primer lugar, se realiza un minucioso estudio de la situación. Esto comprende la evaluación de los dientes, el estado del hueso, las encías y otros factores relevantes.

 

En la mayoría de los casos, se pueden identificar dos situaciones posibles: la necesidad de extraer un diente y posteriormente colocar un implante, o bien, la ausencia de un diente con hueso sano, lo que requiere la colocación directa del implante dental. En ambas situaciones, las fases de un implante dental se vuelven coincidentes después de un período de espera tras la extracción del diente o la raíz, antes de colocar el implante.

 

Después de evaluar la situación, se proporciona un presupuesto que incluye el costo del implante dental y otros tratamientos necesarios. Es importante destacar que el precio del implante dental en nuestra clínica es competitivo, considerando la calidad del implante, la experiencia de nuestros especialistas y la seguridad que ofrecemos. Además, si se requiere financiamiento, existen opciones de financiamiento sin aumentar el costo del tratamiento.

 

 

Extracción del diente como paso previo a la colocación del implante dental

 

Si es necesario extraer un diente, éste constituye el primer paso en las fases de los implantes dentales. En nuestra clínica dental, concedemos gran importancia al proceso de extracción de dientes o muelas. No solo buscamos garantizar que el procedimiento sea indoloro, sino también asegurarnos de que el hueso circundante no se vea perjudicado. Esto es fundamental, ya que dicho hueso resultará necesario para la colocación del implante en etapas posteriores.

 

En nuestra clínica, como os decimos, seguimos una técnica de extracción atraumática que se rige por protocolos específicos. Este enfoque minimiza la pérdida de hueso.

 

Es importante comprender que, si la extracción se lleva a cabo de manera descuidada y provoca un traumatismo en el hueso, al final, esto podría resultar en la pérdida de tejido óseo. Posteriormente, se podría enfrentar la problemática de no contar con suficiente hueso para la colocación exitosa del implante dental.

 

Es esencial tener en cuenta que el orificio que queda después de la extracción se llenará con células “indiferenciadas” presentes en la sangre, las cuales se convertirán en células óseas que contribuirán al crecimiento del hueso. El implante solo podrá ser colocado cuando este coágulo se haya transformado en tejido óseo. La duración de este proceso es variable y depende de diversos factores. En promedio, este proceso requiere entre 2 y 3 meses.

 

La madurez del hueso determinará si es posible proceder con la colocación del implante

 

Por lo tanto, después de 1-2 meses de la extracción, realizamos una radiografía tridimensional para evaluar el progreso de la regeneración ósea. La madurez del hueso determinará si es posible proceder con la colocación del implante o si se requiere un período adicional de espera para permitir que las células óseas generen más tejido óseo (teniendo en cuenta la importancia de evitar micro movimientos, como se mencionó anteriormente).

 

El tiempo de maduración ósea (el tiempo de espera para la colocación del implante dental) puede prolongarse en situaciones que involucren infecciones, abscesos, pérdida de hueso, comunicación con el seno maxilar, hábito de fumar, entre otros factores.

 

En nuestra clínica dental, además de seguir un protocolo de extracción propio, utilizamos factores de regeneración. Extraemos una pequeña cantidad de sangre del paciente para obtener una fracción rica en factores de crecimiento. Luego, introducimos estos factores en el sitio de extracción para acelerar y mejorar la regeneración ósea y de las encías. Para obtener más información sobre este enfoque, puede visitar el siguiente enlace: [Factores de Crecimiento Óseo](insertar enlace).

 

Limpieza del tejido fibroso en caso de infección

 

En muchas ocasiones, la extracción de la raíz o del diente es un proceso atraumático que no requiere consideraciones adicionales. Sin embargo, en ciertas circunstancias, es necesario emplear técnicas adicionales para evitar la pérdida de tejido óseo, lo cual es crucial para garantizar una colocación segura del implante dental.

 

Un aspecto crítico a tener en cuenta es la presencia de infección en el hueso circundante a la raíz. En estos casos, es esencial realizar una extracción de la raíz y llevar a cabo una limpieza meticulosa de cualquier tejido infectado que pueda quedar en el hueso. La eliminación completa del tejido infectado es de vital importancia, ya que cualquier remanente podría dar lugar a complicaciones si es perforado posteriormente por el implante.

 

En nuestra experiencia, hemos observado que este aspecto a menudo se pasa por alto en muchas clínicas dentales. Sin embargo, hemos constatado que la limpieza y eliminación directa del tejido infectado son fundamentales para el éxito del implante dental. Aunque esto puede requerir una apertura mayor de las encías durante la cirugía, lo consideramos un sacrificio necesario para garantizar el éxito del implante.

 

Colocación de una membrana y/o injerto de hueso

 

En ocasiones, nos encontramos con situaciones en las que se ha producido una considerable pérdida de hueso, y el orificio que queda tras la extracción de la raíz o el diente carece de una “pared” adecuada. En tales casos, la encía podría invadir el espacio donde debería crecer el hueso, lo que impide que se regenere el tejido óseo de manera efectiva.

 

En estas circunstancias, resulta esencial utilizar una “membrana” que funcione como una barrera en el orificio y evite que la encía invada dicho espacio. Esto permite que el hueso crezca de manera más voluminosa. La colocación de una membrana adquiere particular importancia en los casos en los que se trata de dientes anteriores, donde la estética es un factor crítico.

 

En algunos escenarios, podría ser necesario complementar la membrana con un injerto de hueso. Cuando la cavidad es excesivamente grande, la membrana sola no será suficiente para contener la encía, por lo que se requiere un injerto óseo para mantener el volumen del orificio. Es fundamental destacar que estas situaciones no siempre pueden preverse antes de la extracción del diente y solo se pueden evaluar en el momento de la cirugía. Como se puede apreciar a partir de esta explicación, la extracción del diente (ya sea la raíz o el diente completo) desempeña un papel crucial en la preparación para la posterior colocación del implante dental.

 

Garantizamos que el paciente nunca se quede sin dientes

 

Como complemento a la extracción, garantizamos que el paciente nunca se quede sin dientes. En nuestra clínica, seguimos esta máxima y ofrecemos tres opciones para asegurar que el paciente tenga dientes provisionales durante todo el proceso:

 

  • Sustitución del diente a extraer con una prótesis provisional removible: Esta prótesis se sujeta mediante ganchos, ya sean de resina o metálicos, en los dientes posteriores y cuenta con una pequeña porción de paladar para mantenerse en la boca. Cumple con su función estética y es prácticamente imperceptible. Los ganchos se ubican en la parte posterior de la boca para que no sean visibles. Aunque pueden resultar incómodos al principio, los pacientes suelen adaptarse a ellos con el tiempo. Además, es posible que se requiera ajustar la prótesis debido a los cambios en la encía, lo que se realiza mediante un proceso llamado “rebase”. Este tipo de prótesis puede llevarse durante todo el tratamiento.

 

  • Puente Maryland: Este tipo de puente consta de un diente con pequeñas extensiones que se adhieren en la parte interior de la boca para mantenerlo en su lugar. Aunque se trata de una solución fija, se debe evitar aplicar fuerza sobre él, ya que solo se sujeta mediante estas pequeñas extensiones y puede desprenderse.

 

  • Férula de ortodoncia invisible: En esta opción, el paciente utiliza una férula de ortodoncia que incorpora el diente o dientes que se extraerán. Es una solución estética y cómoda, ya que es fija en su lugar. Sin embargo, para comer, es necesario retirarla. En nuestra experiencia, algunos pacientes han logrado comer con la férula puesta durante meses.

 

 

Realización de una radiografía tridimensional posterior al implante dental

 

La siguiente fase en el proceso de colocación de un implante dental es la realización de una radiografía tridimensional para evaluar el grado de regeneración ósea. En nuestra clínica dental realizamos esta radiografía después de 1 o 2 meses de la extracción. A través de esta radiografía, determinamos si existe suficiente tejido óseo para la colocación del implante dental. Si la regeneración ósea ha progresado adecuadamente, se programa la fecha para la colocación del implante dental.

 

Colocación del implante dental

 

La colocación del implante dental es la fase más sencilla, salvo en situaciones excepcionales. En nuestra clínica, llevamos a cabo esta intervención sin cirugía, y cada implante se coloca en menos de 10 minutos. Dado que no se realizan incisiones ni se requieren puntos de sutura el procedimiento es prácticamente indoloro, tanto durante la colocación del implante dental como en el período posterior a la cirugía.

 

En casos especiales, empleamos técnicas adicionales, como la cirugía guiada o la elevación de seno para la colocación de injertos de hueso.

 

Gracias a la experiencia de nuestros especialistas en implantes dentales en Palma de Mallorca, y a la diversidad de implantes disponibles, podemos colocar implantes incluso en casos de poco hueso. El tiempo de espera antes de la siguiente fase, que es la realización de la corona, varía entre 2 y 5 meses. Durante este período, el paciente puede llevar la prótesis provisional. El implante queda completamente integrado en el hueso y no es visible desde fuera.

 

Realización de la prótesis dental

 

La última etapa en la colocación de implantes dentales implica la creación de la prótesis, es decir, los dientes. Durante esta fase de la colocación del implante dental, nos encontramos con dos situaciones distintas:

 

  • El implante no está cubierto por encía.

 

  • El implante está cubierto por encía.

 

¿El implante no está cubierto por encía?

 

Si el implante se encuentra descubierto, el siguiente paso consiste en la toma de impresiones. En nuestra clínica dental, generalmente utilizamos un escáner intraoral para realizar estas impresiones, en lugar de las tradicionales “pastas” que se aplican en la boca. Para obtener más información acerca del escáner intraoral, puede visitar la siguiente página: [Escáner Intraoral](insertar enlace).

 

¿Qué pasa si el implante está cubierto por encía?

 

Cuando el implante se encuentra cubierto por encía, es necesario realizar una pequeña incisión en la encía para acceder al implante. Luego, retiramos la tapa que lo cubre y colocamos un pilar de cicatrización, que es un tornillo más alto. Este pilar ayuda a dar forma a la encía y crea un canal por donde se unirá la corona al implante. Pasados unos días, una vez que la encía ha madurado y adquiere una forma estable, tomamos las medidas necesarias para enviar al laboratorio y, en aproximadamente 10 días, la corona estará lista.

 

La mayoría de nuestras coronas se fabrican con un material especial llamado Zirconio. No obstante, en casos de múltiples dientes en la zona de los molares, que soportan una gran fuerza durante la masticación, preferimos utilizar puentes de metal-porcelana debido a su mayor resistencia.

 

En ocasiones, particularmente en dientes frontales (incisivos), antes de confeccionar la corona definitiva, creamos una corona de acondicionamiento tisular. Esta corona, hecha de resina, nos permite dar forma a la encía de manera que la corona definitiva esté rodeada de una encía natural y estéticamente agradable. En estos casos, la corona de acondicionamiento tisular se lleva en la boca durante aproximadamente dos meses. Es altamente estética y permanente.

 

Después de dos meses, cuando la encía ha adquirido su forma definitiva, tomamos las medidas precisas para crear la corona final. Y en situaciones que involucran varias coronas es necesario realizar una prueba intermedia, conocida como “prueba de estructura”. Siguiendo nuestra filosofía de garantizar la precisión en cada etapa, en nuestros tratamientos de implantes dentales en Palma de Mallorca preferimos verificar que cada paso sea correcto y que el ajuste de la estructura sea óptimo.

 

Implantes dentales en Palma de Mallorca

 

Esperamos que este análisis os resulte útil. Si estás buscando dentista en Palma de Mallorca, a poder ser especializado en implantes dentales, acudid a nuestra clínica sin dudarlo y os asesoraremos con mucho gusto.